jueves, 14 de febrero de 2008

"EL HOMBRE Y SUS SUEÑOS":



..."Ya se escuchan como las máquinas se mueven y golpean el aire llenando los espacios con el humo de la ardiente caldera de los sueños"…

Ramón Fernández Guerra hijo de estas tierras copihueras de Loncoche, nacido un 15 de agosto de 1955, su padre don Ramón Fernández Pérez, ferroviario, el cual sembró casi sin darse cuenta en el corazón de su hijo el ardiente pensamiento de los pistones de las locomotoras de ese tiempo…

Ramón hombre Loncochense, desde pequeño tomo las riendas de los caballos de acero y entre pitazos acompaño a su padre por los rieles duros y fierréticos alimentándose del sueño de ser un conductor de trenes. Luego que su padre partiera en el vagón que lleva a la estación del cielo, en donde a la llagada seguro nos esperan nuestros seres queridos, comenzó una hermosa tarea que se despertó como despierta el bebe pidiendo la fructuosa y cálida leche a su madre para alimentarse y ser un hombre de verdad, conectado tan cercanamente a sus sentimientos, los mismos que lo han llevado a poseer una valiosa colección de artefactos del trozo de historia que es el ferrocarril. Pedazos de su propia historia que el hoy comparte sin egoísmo porque ese es su sentir:

“Entre gritos de humos del pasado

Sigo caminando por los rieles

Sigo coleccionando cada pieza

Tomo cada pedazo

De este ser llamado ferrocarril

Que un día durmió a causa

De muchas ambiciones de los hombres”

Hoy continúa Ramón armando

El rompecabezas de su corazón

Esparcido por todas estas tierras…

Fernández Guerra agradece a todas las personas que con su buena voluntad han donado las piezas para ser conservadas y así las nuevas generaciones conozcan lo que fue el sueño llamado ferrocarril…

En forma especial gracias a

Don Emilio Morales Sepúlveda por su apoyo incondicional para esta legendaria tarea.